RECOMENDACIÓN DE LIBROS SOBRE NUTRICIÓN VEGETAL

SOS Hay un erizo en mi cocina

JETSA Y LA COCINA

Precio: 7,90 €

Cocina Vegana Gourmet

Danza de Fogones

Precio: 18,95 €

Vegetarianos con Ciencia

Lucía Martinez

Precio: 17,05 €

Ama, come, vive, brilla.

Elka Mocker

Precio: 23,75 €

Baba ganoush, Mutabal o Crema de berenjenas Sin grasa (microondas)

By 13:23 , , , , ,

La berenjena es una de esas verduras que te gustan, pero no sabes por qué nunca la compras. Bueno, suelo comprarla cuando las veo bien grandes porque me gustan rellenas de su propia carne con cebolla, tomate y un poco de queso (vegano), pero esa receta ya os la daré otro día.

Desde que vi las recetas de Baba ganoush, Mutabal o Crema de berenjenas que quise probarlas, así que siempre espero que sea una buena temporada para preparar este delicioso dip que donde va triunfa,inclusive si no te gusta la berenjena




Ingredientes:
  • 2 Berenjena grande
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de aceite de oliva por berenjena
  • Sal y pimienta al gusto.
  • 1/2 cucharadita de comino
  • Pimentón y más aceite para decorar


Preparación del plato:
  1. Lavar la berenjena con un cepillo especial para verduras bajo un chorro de abundante agua
  2. Cortarla en trozos grandes e introducirla en un recipiente grande.
  3. Salar y dejar reposar una media hora, con esto haremos que la berenjena 'sude', ese agua que sale lo tiraremos. De esta manera haremos que la berenjena sea más digestiva. Lavar otra vez y escurrir el exceso de agua con la ayuda de un paño o papel de cocina
  4. Introducir en el microondas al rededor de 10 minutos (dependiendo de lo grande que sea las berenjenas).
  5. Quitar con la piel con cuidado pues estará muy caliente
  6. Introducir la 'carne' de la berenjena con el resto de ingredientes en una batidora.
  7. Disfrutar fría sobre pan con un toque de pimentón y unas gotas de aceite. 


Propiedades:

Las berenjenas soportan mejor el calor y son sensibles al frío, por lo que su cultivo abunda en verano. No obstante, gracias a la producción en invernadero, está disponible siempre en el mercado. Las plantadas la primera quincena de agosto se recolectan de finales de septiembre a diciembre; las plantadas del 15 de agosto al 15 de septiembre se recogen en octubre y finalizan en enero; y las de la última quincena de diciembre se cosechan de marzo a finales de junio.

La berenjena no destaca por su valor energético ni nutritivo, puesto que ofrece un residuo seco inferior al 8% a causa de su escaso contenido proteico, hidrocarbonado y mineral. El agua es el elemento mayoritario de su peso.

Comparada con otras verduras y hortalizas, contiene una cantidad intermedia de fibra, más abundante en la piel y en las semillas. El aporte de sales se lo debe al potasio, el mineral más abundante, y en su composición se contabilizan cantidades discretas de fósforo, calcio, magnesio y hierro. En cuanto a su carga vitamínica, sobre todo folatos y vitamina C, no resulta significativa en comparación con el resto de hortalizas.
El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal. Interviene también en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.
En la acelga, el mineral más abundante con diferencia es el potasio. Sin embargo, esta verdura destaca respecto al resto por su mayor contenido en magnesio, sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo, hierro y calcio, estos dos últimos de peor aprovechamiento que los que proceden de los alimentos de origen animal (lácteos, carnes y pescados).
Las propiedades dietéticas saludables atribuidas a la berenjena se deben a sus componentes antioxidantes, responsables de su ligero sabor amargo.






También podría gustarte...

2 comentarios